Estas son las razones por las que un niño menor de 12 años no debe usar celulares ni tabletas

En la actualidad, se han desarrollado muchos artefactos tecnológicos que son muy llamativos para los niños y adultos. Cada día son más los pequeños que piden de regalo una tableta, un móvil o un videojuego del último modelo.

Y cada día son más los padres que dejan a sus hijos en compañía de la tecnología para mantenerlos “controlados y ocupados”, pero esto es realmente perjudicial para los niños y hoy te demostraremos porque.

Estos aparatos le dan acceso a un mundo desconocido y violento, lo que cambia el comportamiento de los pequeños y además atrofia algunas facultades que todo niño debería desarrollar.

Para evitar que esto siga sucediendo, queremos explicarte cuales son las consecuencias que pueden surgir si le comparas a tu hijo un teléfono o tablet antes de cumplir 12 años.

Motivos por lo que los niños no deben pasar tanto tiempo con un móvil o tablet

Incrementa la agresión: es casi imposible controlar lo que ven los niños a través de los medios de comunicación y la tecnología. Por lo que si dejas a tu hijo mucho tiempo expuesto a estos medios puede ver contenido violento que está asociado a un comportamiento agresivo y antisocial.

Adicción: dar a los niños acceso ilimitado a internet y a videojuegos puede aumentar el riesgo de desarrollar una adicción, a las drogas o a la tecnología. Esto se debe a que la vi afronto-estriatal o neural está vinculada a las adicciones y trastornos del comportamiento y esta se desarrolla mas dependiendo del tipo de contenido al que el niño este expuesto.

Dificultad para aprender: cuando le otorgas a un niño acceso ilimitado a la tecnología para que no te moleste o se distraiga, ya que eso puede tener un efecto negativo en el aprendizaje del pequeño, ya que se desarrolla la falta de atención en la escuela y en el hogar, se deteriora la memoria y la imaginación.

Dificultad para socializar: la tecnología afecta las relaciones sociales cara a cara, el mensaje de texto hace que los niños no aprendan a comunicarse a través del lenguaje corporal ni la expresión oral.

Radiación: los aparatos tecnológicos emanan una radiación, y en los niños es peor su efecto ya que la cabeza de un pequeño puede absorber dos veces más radiación y la medula ósea 10 veces más radiación que un adulto. Y esto es muy peligroso ya que hay estudios que demuestra que estar expuesto a estas señales inalámbricas hace que se desarrollen tumores cancerígenos.

Produce obesidad: mientras más horas el niño este frente a la tecnología, más sedentaria es su vida, por lo que se aumenta el riesgo de padecer obesidad, por la falta de actividad física.

No descansan: los niños y los adolescentes necesitan dormir más horas de los adultos, pero el sueño se ve interrumpido por las tabletas o móviles, ya que van a su cuarto con estos aparatos que les roban horas del sueño.

Problemas de salud: el uso de la tecnología afecta a los niños física y mentalmente, ya que no se hace actividad física y se alimenta mal por estar frente a un móvil, esto causa desequilibrio en su organismo. Además también puede afectar su mente debido al contenido que percibe a través de esos aparatos, ya que actúan, hablan y sienten de acuerdo a lo que observan.

Mala postura: al usar los teléfonos móviles no adoptan una buena postura, lo que va degenerando y deformando su columna.

Salud visual: también se sabe que estar muchas horas frente a una pantalla puede causar tensión en los ojos, es por eso que duelen, se tornan rojos y se resecan. En ocasiones también produce dolor de cabeza y visión borrosa.

Para evitar estos problemas no le compres aparatos tecnológicos antes de los 12 años, y si ya tienen la edad para usarlos, debes controlar lo que ven y el tiempo de uso. Pon reglas para que la salud de ellos no se vea afectada.

Comparte esta publicación.